EL PODER DE LOS RITUALES

Velas, inciensos, piedras semipreciosas, aceites esenciales, y noche de luna llena… ¿Bruja del siglo XVII? No, mujer espiritual del signo XXI. Cuando se habla de rituales, puede que muchas personas los relacionen directamente con la hechicería, la magia o con estrambóticos dones sobrenaturales. Sin embargo, un ritual no se basa en ningún poder extraño, sino se trata simplemente de una serie de acciones simbólicas mediante las cuales añadimos una intención a nuestros deseos.

Mediante un ritual lo que estás haciendo es enfocar tus intenciones y tus emociones hacia un deseo determinado, lo que permitirá que éste se manifieste. La intención es aquello que realmente tiene el poder ‘sobrenatural’ de transformar tu vida. 

Un ritual es algo mucho más racional de lo que parece. En realidad, no es exactamente el acto en sí el que interviene en la manifestación de tus deseos, sino la creencia que mantengas sobre esa acción que lleves a cabo. En otras palabras, poco va a servir que enciendas un incienso con el objetivo de purificar las energías, si no confías plenamente que un incienso pueda ayudarte con eso. Se trata de creer profundamente que ese ritual que realizas, ya sea para sanarte de una dolorosa ruptura sentimental, o para lograr una fructífera entrevista de trabajo, o para incrementar las posibilidades de que tu nuevo proyecto triunfe, verdaderamente va a funcionar. Y me refiero: creerlo indudablemente desde lo más profundo de tu ser. El mundo espiritual defiende que las creencias y los pensamientos nos conducen a la acción, la acción se convierte en hábitos, y los hábitos determinan nuestro carácter, y finalmente, nuestro carácter determina nuestro destino.

“No atraes lo que quieres, atraes lo que eres” – Wayne Dyer

En consecuencia, el ritual más adecuado para ti será únicamente aquel en el que creas profundamente. Ninguna acción que no sientas como personal podrá realmente funcionar. A través de nuestras creencias es como creamos nuestra realidad: si crees, creas.

Los pasos básicos para llevar a cabo un ritual.

  1. Debes estar totalmente conectada contigo misma. Respira, céntrate, mantén tu presencia en todo lo que estés haciendo.
  2. Conecta con tu deseo y con la intención que le estás poniendo para su manifestación. Siente las emociones que te despierta ese propósito como si ya lo hubieras conseguido.
  3. Materializa tus intenciones a través de la escritura, el dibujo o aquello que sientas desde dentro. Convierte tu deseo o propósito en algo tangible, que incluso puedas llevar contigo o situar en algún punto especial de tu casa, para recordarte en cada momento tu intención de conseguirlo.
  4. Incluso una vez terminado el ritual, debes seguir confiando en su poder, y en su capacidad de seguir trabajando en el tiempo. El secreto para que algo se manifieste está en confiar plenamente que en algún momento lo hará. No te preocupes por cómo se manifestará, porque lo más seguro es que ocurra de una forma que no habías ni siquiera imaginado.
  5. Por último, debes soltar la necesidad de saber cuándo ocurrirá. Se deben soltar todas las expectativas, la impaciencia y la necesidad de que ocurra cuanto antes. Todo aparece en el momento más adecuado, así que simplemente relájate, confía y sigue trabajando.

¿Qué elementos utilizar en tus rituales?

Velas (1)

Limpiezas de espacios o de tu propio cuerpo, rituales de amor o de agradecimiento, mantras o afirmaciones para recibir abundancia… Existen infinitos rituales para infinitos objetivos. La mejor opción es que crees tu ritual personal, en consonancia contigo, con lo que quieres conseguir y con tus creencias. El ritual debe infundirte una sensación de poder y grandeza, así como la tranquilidad de que puedes conseguir todo aquello que estás deseando.

Ritual para fortalecer el amor hacia ti misma.

Qué necesitas: un cuarzo rosa, una vela rosa o roja, incienso o aceite esencial de tu olor favorito, papel y bolígrafo. 

  • Siéntate en una posición cómoda. Conecta con el momento presente y contigo misma. Empieza con tres respiraciones profundas, y a continuación, deja fluir el ritmo natural de tu respiración, sin forzarla. Por cada inspiración, percibe el agradable aroma desprendido en el aire. Imagina ese aroma purificando tu mente de cualquier pensamiento.
  • A continuación, sujeta amablemente el cuarzo rosa cerca tu pecho. Con tus ojos cerrados, visualiza una cálida fuente energética fluyendo desde la piedra hacia tu corazón. Imagina ese flujo limpiando, sanando y cargando de energías positivas todo tu interior. Quédate así unos minutos.
  • Cuando lo sientas, abre los ojos, y apunta en un papel todo aquello que amas de ti. Apunta también aquello que desearías perdonarte. Tómate tu tiempo, no tengas prisas. Ve escuchándote en completa tranquilidad.
  • Concluye el ritual repitiendo las siguientes afirmaciones: “Yo soy auténtica; yo represento la belleza y el amor; yo cuido cada día de mí misma, de mi cuerpo, de mi mente, y de mi alma; en todo momento me siento feliz y completa”. 
  • Agradece por todo el amor experimentado durante el ritual, y recuerda que puedes volver a ese estado cada vez que lo desees.

Siéntete libre de personalizar el ritual utilizando tus propios elementos, tus propias palabras y tus propios recursos. Simplemente combina, añade, y crea.

Escrito por

Mi visión es lograr transmitir al mundo el verdadero amor incondicional. Mi misión es empoderar a las mujeres para que se conviertan en valiosas divinidades femeninas. Mis valores son el amor, la verdad y la trascendencia.

2 comentarios sobre “EL PODER DE LOS RITUALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s