Quién soy

Mi nombre real es Federica, pero hace tiempo, un hombre maravilloso decidió llamarme Julieta, y teniendo en cuenta además mis raíces en Verona, he decidido quedarme con ese apodo que tanto significado tiene para mí.

Estoy por fin empezando mi recorrido como una mujer independiente y completa por mí misma, y eso lo he tenido que aprender a fuerza de golpes durante muchísimos años. En este punto, a menudo tengo la sensación de que los hombres me consideran como una persona difícil de alcanzar, pero lo que ocurre es que verdaderamente no se molestan en conocerme en profundidad. No disfruto en absoluto con las conversaciones superficiales y de circunstancia, si bien entiendo que son necesarias para empezar a entablar una conexión con las maravillosas personas que nos encontramos por el camino. Mi mente prefiere deleitarse con conversaciones más trascendentales, con temas más filosóficos y reflexivos, con cuestiones que no únicamente tienen que ver con lo que vemos con nuestros ojos.

No navego con facilidad en los libros de literatura, soy de esa clase de personas que prefieren los libros de psicología, auto-descubrimiento, espiritualidad, y todos aquellos que nos ayudan a entender un poco más nuestro Universo interior. Porque sí, me encanta adentrarme en las profundidades de nuestro ser, nuestro Universo particular, y entender cada partícula, cada relación y cada movimiento. De esta manera, puedo entender mejor a las personas que me rodean, y así ayudarlas a que expandan ese Universo que tienen dentro. Por esta razón estoy aquí, porque precisamente esa es mi misión: empoderar a las mujeres y convertirlas en hermosas divinidades femeninas que realmente son.

Actualmente me estoy formando para convertirme en coach, pero aún debo alcanzar unas cuantas metas antes de poder lograr ese objetivo. Mientras tanto, me dedicaré a transmitir aquello que ya he aprendido teniendo la vida como maestra. Mi capacidad de escribir quizás no resulte ser de las mejores, pero sea cual sea la forma con la que lo haga, mi deseo es que al menos os llegue el mensaje. Gracias por darme la oportunidad.